Menú

Zhiyun Molus G200

5

Zhiyun Molus G200

Nuestra valoración
Nota: 5 / 5
Ventajas
  • Potencia lumínica.
  • Temperatura de color ajustable.
  • Sistema de refrigeración.
  • Fácil manejo.
  • Buen maletín de transporte.
Desventajas
  • Sin efectos de iluminación.

Review

1. Introducción

Zhiyun no es una marca que suene demasiado, pero productos suyos como este Molus G200 son muy valorados entre los usuarios. Esta luz continua COB, destinada a aficionados y profesionales, ofrece un alto poder lumínico. Su principal singularidad está en que se divide en dos partes que van unidas por cable. Por un lado está el cabezal de luz y por otro el controlador. Pertenece a la serie Molus de Zhiyun, junto al X100 y el G60 del que hablamos en la anterior reseña.

2. Potencia y temperatura

Con su potencia de 200 W proporciona, a 1 metro de distancia, 9.460 lux sin reflector y 61.500 lux con un reflector estándar. En ambos casos el valor está medido a 6.500 K, que es la temperatura más favorable. Se trata de un alto brillo para vídeo, que da incluso para iluminar espacios amplios. El foco también puede utilizarse para fotografía de retratos y productos.

Dispone de un modo denominado MAX Extreme, mediante el que la intensidad aumenta a 300 W. Hay que tener en cuenta, eso sí, que esta función limita la temperatura de color a 4.300 K. Además, el fabricante advierte que la unidad se desactiva automáticamente si la temperatura supera los 30 grados.

El Molus G200 no incorpora efectos de iluminación. Aunque para algunos videógrafos no tengan ninguna utilidad, se echan en falta en un producto de este nivel. Lo que sí permite esta luz continua es modificar la temperatura de color, en un rango de 2.700 a 6.500 K.

En cuanto a los índices que miden la precisión cromática, comentar que su TLCI ≥97 coincide con el aportado por el Molus G60, sin embargo, está un punto por debajo de su hermano menor con su CRI ≥95. No es un mal valor de reproducción cromática, pero sorprende que no esté, al menos, al nivel del G60.

3. Configuración

La escala para determinar el brillo va de 0 a 100 %, con pasos del 1 %. La temperatura de color, por su parte, se va regulando en saltos de 100 K. Pulsando los diales la precisión es menor y el ajuste más rápido.

El dispositivo incluye tres modos: normal, live y music. El último es una incorporación realmente singular, que hasta ahora no había visto en ninguna luz continua y que es particularmente útil para grabar un vídeo musical. En ese modo music, por medio del micrófono integrado por el foco, sincroniza la iluminación con el ritmo de una melodía.

Es posible establecer los diferentes ajustes de intensidad o temperatura desde el móvil. Para ello, Zhiyun brinda la aplicación ZY Vega, una herramienta con conexión bluetooth que también permite actualizar el firmware.

4. Diseño y construcción

En la unidad de control el espacio ocupado por los mandos es mínimo. Hay dos diales en los extremos de la parte superior, ubicados a ambos lados de una pantalla de reducidas dimensiones. El interruptor de encendido y apagado está en la cara superior. El manejo es muy simple, ya sea desde este panel o a través de la app para el móvil.

Unidad de control

Su diseño, dividido en dos piezas, es muy diferente al de otras luces continuas. Tiene un aspecto distintivo, que no guarda relación con el igualmente singular Molus G60, aunque formen parte de la misma serie. La construcción es bastante robusta y el cabezal cuenta con montura Bowens.

Al estar conformado por un cabezal de luz y un control independientes, es complicado de comparar con otros focos en cuanto a dimensiones. Comparaciones aparte, ninguna de sus piezas es demasiado voluminosa. En total pesa 2,2 kilos. No es ni mucho menos tan ligero como el Molus G60, si bien no son comparables, ya que el Molus G200 es un producto de gama alta, tanto por potencia como por prestaciones.

Va conectado a la corriente, sin posibilidad de alimentación por medio de una batería. Su soporte proporciona una rotación estándar de hasta 180 grados y la típica entrada para paraguas.

El dispositivo integra el sistema de enfriamiento DynaVort de la línea Molus de Zhiyun. El ventilador de la fuente de luz y el del controlador son bastante silenciosos. Sin embargo, el ruido aumenta bastante al activar el modo MAX Extreme.

Refrigeración

La superficie de ventilación de las dos partes que conforman este foco es muy considerable. En la zona posterior de la unidad de control se ha priorizado la superficie de refrigeración, incluso a costa de reducir el espacio del panel de control. Para disipar el calor también ayuda el diseño partido en dos, que requiere un doble ventilador.

5. Accesorios

Entre los accesorios hay una buena funda para su transporte, un reflector, un tapón protector y un cable de corriente. El manual de usuario está en inglés y es un poco escueto.

Accesorios

Características

  • Dimensiones (cabezal): 12,7 x 6,7 x 22,5 cm.
  • Dimensiones (control): 16,4 x 5,8 x 12,5 cm.
  • Peso: 2,20 Kg.
  • Potencia: 200 W.
  • Temperatura de color: 2.700-6.500 K.
  • Efectos de iluminación: no.
  • CRI: ≥95.
  • TLCI: ≥97.
  • Control inalámbrico: bluetooth.

Opinión final

5 estrellas

El innovador diseño del Molus G200 le da un aspecto elegante. Esta luz continua tampoco se queda atrás en cuanto a funcionalidades. Siendo un poco quisquillosos se podría señalar como desventaja su falta de efectos de iluminación, más que nada viendo el nivel general del producto. En todo caso, debes valorar si este tipo de efectos son necesarios para los trabajos que vas a realizar.

Entre sus puntos fuertes figuran su temperatura de color regulable, lo sencillo que es de manejar y el alto brillo que depara con sus luces led COB, sin necesidad de activar el ruidoso modo MAX Extreme. Asimismo, destaca por su sistema de refrigeración con doble ventilador y muchas aperturas de disipación. Y se agradece que traiga un buen maletín para su almacenamiento y transporte.