Menú

Los 5 mejores flashes para Canon

En el mercado de flashes hay mucha variedad de modelos y marcas. Esto es algo que juega a tu favor en la medida que lo aproveches para encontrar el flash que más se ajusta a tus necesidades. Para ayudarte con tu elección, hemos reunido en esta lista las mejores opciones para cámaras Canon. La idea al escribir este artículo no ha sido incluir diez o doce -y que acabes quedándote más o menos con las mismas dudas-, sino concretar, mostrando los mejores para cada rango de precios.

Canon 430EX III-RT

Canon Speedlite 430EX III-RT

Comenzamos la lista con una unidad de Canon de gama media, que supuso un importante progreso en relación a sus predecesoras, entre otras cosas, por su radiofrecuencia. Tiene un número de guía de 43, y funciona en TTL, manual y HSS. Aunque no es uno de esos flashes que puedes llevar en el bolsillo, destaca por una estimable compacidad y un peso bastante ligero, algo que se agradece especialmente en reportajes largos, en los que el cansancio es clave.

Su relación entre precio y prestaciones no es la mejor de esta recopilación, al tratarse de un dispositivo de una primera marca. Este es su mayor inconveniente, pero de ahí viene su principal virtud, porque cuenta con el nivel constructivo y la garantía de calidad que distingue a Canon.

  • Peso: 295 g.
  • Número de guía: 43.
  • Zoom: 24-105 mm.
  • Giro: vertical (90°) y horizontal (330°).
  • Modos: manual y TTL.
  • Comunicación: radiofrecuencia y óptica.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.
  • Tiempo de reciclado: 3,2 segundos (alcalinas).

¿Por qué elegirlo? Por su peso y compacidad.


Godox V860III

Godox V860III

Godox ha sido pionera a la hora de integrar baterías en sus flashes de zapata, marcando la línea a seguir para otros fabricantes. Este hecho habla por sí solo del nivel de esta marca, que está a la cabeza en ventas junto a Yongnuo y Neewer. Su modelo más vendido es este V860III, porque tiene de todo a un precio más que razonable.

Es potente (número de guía 60), muy completo en cuanto a modos de configuración y cubre un rango focal de 20 a 200 mm. Además, incorpora el eficiente sistema de radiofrecuencia X de Godox y una luz de modelado en el frontal. Y, por supuesto, destaca por la rapidez de reciclado y la excelente autonomía que depara su batería de litio. Su construcción no es tan buena como la de un Canon, pero es notable. Es idóneo incluso para el ámbito profesional, a un coste medio.

  • Peso: 410 g.
  • Número de guía: 60.
  • Zoom: 20-200 mm.
  • Giro: vertical (-7 a 120°) y horizontal (330°).
  • Modos: manual, TTL y multi.
  • Comunicación: radiofrecuencia y óptica.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.
  • Tiempo de reciclado: 1,5 segundos (batería de litio).

¿Por qué elegirlo? Por su relación calidad-precio.


Yongnuo YN600EX-RT II

Yongnuo YN600EX-RT II Speedlite

Es un clon del Canon 600EX II-RT, tanto en diseño como en características, a un precio mucho menor. No obstante, aunque en Yongnuo son indudablemente eficientes fabricando a bajos costes, no hacen milagros. Por eso, este producto no está a la altura del Canon en robustez ni en acabados y su autonomía es menor.

Si no estás dispuesto a hacer el desembolso que requiere un flash Canon, en esta versión también encontrarás cualidades muy interesantes. Brinda un número de guía 60, un amplio rango de zoom, sincronización a alta velocidad y una radiofrecuencia compatible con la integrada por los Canon. Solo tarda en reciclar 2 segundos, tras un disparo al máximo de intensidad con pilas recargables.

  • Peso: 430 g.
  • Número de guía: 60.
  • Zoom: 20-200 mm.
  • Giro: vertical (90°) y horizontal (360°).
  • Modos: manual, TTL y multi.
  • Comunicación: radiofrecuencia y óptica.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.
  • Tiempo de reciclado: 2 segundos (recargables).

¿Por qué elegirlo? Por su atractivo precio.


Godox V1

Godox V1

Otra sorpresa de Godox fue esta unidad de cabezal circular y alta potencia. Proporciona un número de guía nada menos que de 92. La antorcha, cuyo diseño está basado en el Profoto A1, distribuye la luz de una forma más suave. Pese al volumen de este elemento, el flash no es más pesado que otras opciones de características similares.

La única limitación del V1 está en su zoom, que abarca una distancia de 28 a 105 mm. Por lo demás, está a un nivel muy alto. Se comunica inalámbricamente por radiofrecuencia, sincroniza a alta velocidad y presenta un giro en vertical de -7 a 120 grados. Pese a su elevada potencia de destello, tarda solo 1,5 segundos en recargarse y suministra una holgada autonomía, gracias a su eficiente batería de litio.

Si te gusta este flash, también puedes apostar por el Z1, su clon en Neewer. Ambos tienen las mismas características y solo se diferencian por detalles mínimos.

  • Peso: 420 g.
  • Número de guía: 92.
  • Zoom: 28-105 mm.
  • Giro: vertical (-7 a 120°) y horizontal (330°).
  • Modos: manual, TTL y multi.
  • Comunicación: radiofrecuencia y óptica.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.
  • Tiempo de reciclado: 1,5 segundos (batería de litio).

¿Por qué elegirlo? Por su cabezal circular y su potencia.


Canon Speedlite EL-5

Comprar Canon Speedlite EL-5

Este buque insignia de Canon es un referente indiscutible en el mercado de iluminación fotográfica, como no podría ser de otra forma. Resulta idóneo para profesionales y para aficionados que busquen unas altas prestaciones, porque es una garantía en usos exigentes. Es lo suficientemente rápido y eficiente para fotografiar eventos sociales, sin que tengas que preocuparte por factores técnicos externos al reportaje.

Integra radiofrecuencia, HSS y un amplio zoom de 24 a 200 mm. Asimismo, cuenta con un número de guía 60 y una calidad constructiva de primer nivel, con resistencia frente al polvo y al agua. Aparte de ser el más completo, también es el más rápido reciclando, gracias a su eficiente batería de litio. Su precio no es asequible, pero vale lo que cuesta. Su mayor inconveniente, no obstante, es que solo es compatible con algunas cámaras sin espejo, lanzadas a partir de 2020. Son las siguientes: R3, R6 Mark II, R7, R8, R10 y R50.

  • Peso: 491 g.
  • Número de guía: 60.
  • Zoom: 24-200 mm (14 mm con el panel gran angular).
  • Giro: vertical (-7 a 120°) y horizontal (360°).
  • Modos: manual, TTL y multi.
  • Comunicación: radiofrecuencia.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.
  • Tiempo de reciclado: 0,9 segundos (batería de litio).

¿Por qué elegirlo? Porque es el mejor flash para Canon.

¿Qué debes tener en cuenta en tu elección?

1. Potencia

Uno de los aspectos que más vende a nivel comercial es el número de guía. Es algo que tiene su importancia, desde luego, lo que no quita para que haya otras características igualmente relevantes.

En un flash con un número de guía 60 la mayoría de las veces no utilizas el máximo de potencia. De hecho, a intensidades medias se trabaja muy bien, porque se optimizan los tiempos de reciclado y la autonomía. Además, varios disparos al tope de potencia pueden provocar que se active la protección térmica, incluso en el mejor flash. Cuando eso pasa te quedas un rato tirado, mientras se enfría la unidad.

No obstante, contar con una alta potencia en reportajes exigentes que la requieran es básico, pese a que solo la exprimas en momentos puntuales. En muchas modalidades fotográficas, como norma general, por encima de 40 vas bien. Es el caso de eventos sociales, por ejemplo, donde se trabaja a distancias relativamente cortas.

Ten en cuenta que los fabricantes, para vender su producto con el número de guía más alto posible, lo miden en la posición más favorable, que es la de máximo zoom. Si un flash proporciona un rango de 20 a 200 mm, el número de guía mostrado en las características corresponde a la focal de 200 mm.

2. ¿TTL o manual?

Trabajar en TTL o manual depende de que tú marques o no los tiempos. Así como en un estudio fotográfico el TTL no tiene demasiada utilidad, es básico en eventos sociales por una cuestión de rapidez. En este tipo de reportajes estás haciendo un retrato cercano y, de pronto, te das cuenta de que puedes hacerle una buena foto a alguien que está más lejos. Todo va tan rápido que puede que no te dé tiempo a ajustar la intensidad del flash.

Cuando la medición automática no es del todo precisa, puedes compensarla. Esto es más rápido que ajustar el brillo manualmente, dependiendo de la distancia y la luz ambiental. Aunque esto es solo una indicación, puesto que depende de las preferencias de cada uno. No obstante, si el flash que elijas dispone de los dos modos, mejor que mejor, porque podrás optar por el modo TTL o el manual dependiendo de la situación.

3. ¿Pilas o batería?

La tendencia es que cada vez más flashes se alimenten a través de una batería. Empezaron a utilizarlas Profoto y Godox, este último a precios mucho más asequibles. Luego se han subido al carro otras marcas, como Canon o Neewer.

Las baterías de litio encarecen el precio, pero brindan unas velocidades de reciclado muy rápidas y consistentes a medida que van desgastándose. También optimizan la autonomía. En fotoperiodismo o reportajes sociales es básica la rapidez. Necesitas que tu flash apenas tarde en recargar para no perderte ningún momento. Puede que el resto de características de un flash cubran de sobra lo que necesites, pero si no es suficientemente rápido tal vez no puedas sacarle partido. Además, las baterías, aparte de ser el futuro y el presente, son más cómodas.

El que las baterías aporten ventajas no significa que un flash alimentado por pilas no pueda darte un gran rendimiento. Hemos comprobado que los resultados con el Canon 580EX II con las recargables Panasonic Eneloop Pro eran similares a los ofrecidos por el V860III con batería. Lo del Canon EL-5, eso sí, ya son palabras mayores.

Batería del Godox V860III

4. ¿Lo vas a utilizar en días soleados?

Si vas a utilizar el flash para rellenar sombras en días con sol, necesitas que sincronice a alta velocidad, es decir, por encima de 1/250 hasta 1/8.000. En caso de que vayas a usarlo exclusivamente para fotografía nocturna, esta función HSS no tiene relevancia. No obstante, se trata de una característica incluida en todos los modelos de gama alta y en bastantes de gama media.

5. Cabezal giratorio, un imprescindible

A la luz del flash hay que restarle dureza para conseguir buenos resultados. Hay diversas formas de suavizar el destello. Una de ellas es mediante rebote en paredes y techos, algo que te proporciona un cabezal giratorio. Como mínimo, es conveniente que la antorcha disponga de rotación vertical para esta operación de rebote.

Los cabezales, además, integran un panel gran angular y una tarjeta reflectora, ambos extraíbles. El panel difusor, aparte de hacer la función de modificador, aumenta el ángulo del destello. La tarjeta reflectora, por su parte, es muy útil en retratos o cuando fotografías a un sujeto que está cerca.

A no ser que tu presupuesto sea limitado o busques un flash muy pequeño y básico, una antorcha giratoria te dará un plus a la hora de optimizar la iluminación. También viene bien emplear un difusor externo, ya sea rígido o flexible.

6. Rango de zoom

Los flashes de Neewer o Godox suelen ir sobrados en cuanto a cobertura de zoom, al brindar unos holgados intervalos, quizá también para aumentar el número de guía a efectos comerciales. Canon, por contra, a veces reduce ahí para mantener el precio a raya, ya que los costes de fabricación de sus productos son más altos.

El rango focal de la lente que más vayas a utilizar con el flash ya te da una idea del zoom que necesitas. Sin embargo, el que tengas una lente que llegue a 200 mm y la cobertura de zoom esté limitada a 105 mm, no significa que no puedas hacer fotos a esos 200 mm, sino que a partir de 105 mm no vas a optimizar la iluminación del destello. A 200 mm, no obstante, incluso con un flash que cubra esa distancia, deberías tener un objetivo excelente para conseguir resultados nítidos por la noche.

Asimismo, hay que fijarse en la cobertura en el extremo corto, sin perder de vista la focal que te da el flash con el uso del panel gran angular integrado, que amplía el ángulo de visión. El Canon EL-5, por ejemplo, cubre de 24 a 200 mm. Esos 24 mm pueden quedarse cortos con alguna lente, pero con el panel angular aumentan hasta 14 mm.

7. ¿Necesitas conexión inalámbrica?

Es una funcionalidad que no todos los fotógrafos utilizan, pero si vas a trabajar con varias unidades no solo es básico elegir bien un flash, sino la marca por la que vas a apostar. La radiofrecuencia de Canon casi no hace falta decir que es muy eficiente. El sistema X de Godox, por su parte, cuenta con una gran variedad de flashes, disparadores y receptores, y eso lo hace muy atractivo.

Debes tener más o menos claro lo que estás dispuesto a gastarte. La fotografía strobist requiere varios dispositivos para trabajar inalámbricamente y eso supone un importante desembolso. Sea cual sea tu elección, es bueno saberlo de antemano, porque si compras varios productos de una marca y luego quieres cambiarte a otro sistema de radiofrecuencia, vas a perder dinero.

8. ¿Flash Canon o marca china?

Esto también depende mucho de tu presupuesto. Los flashes de primera marca están mejor construidos. En algún sitio tiene que estar la diferencia. No solo son más sólidos, sino que son más suaves al abrir, por ejemplo, el compartimento de la batería o girar el cabezal. Eso no significa que los flashes fabricados en china sean malos. En todo caso depende del fabricante.

Godox es una referencia en productos de iluminación fotográfica. Adelantó por la derecha a Canon y Nikon con la integración de baterías en sus unidades, incluso en flashes anulares. Algunos de sus productos son líderes en ventas. Su calidad constructiva no es sobresaliente, como la que te da Canon, pero sí notable.

Otro referente es Neewer, que ha avanzado mucho de un tiempo a esta parte. Ha pasado de comercializar flashes al mejor precio posible a rivalizar con Godox en calidad-precio. Yongnuo, que antes lideraba el mercado de terceras marcas, ha perdido algo de fuelle con respecto a Godox y Neewer, pero continúa teniendo mucho peso. A los buenos precios de sus productos se suman las completas características que suelen ofrecer, a veces a partir de clones de Canon.

Si puedes comprarte el Canon EL-5, no te quepa duda de que vas a tener un magnífico flash para usos profesionales o muy exigentes. Incluso el 580EX II y el 600EX II-RT, ambos alimentados por pilas, eran flashes excelentes. Pero tal vez no necesites tanto y quieras ahorrarte dinero con alguno de los mejores flashes de fabricación china, que en cuanto a características están casi a la altura de Canon.

Comparativa

Canon
430EX III-RT
Canon 430EX III-RT
7,0 x 9,8 x 11,4
295 g
NG 43
Manual y TTL
 
HSS
Radiofrecuencia e infrarrojos
90°
330°
24-105 mm
3,2 segundos
(alcalinas)
Fundas, difusor, filtro y pie
4,5 estrellas
Ver Precio
Godox
V860III
Godox V860III
7,5 x 19,5 x 5,9
410 g
NG 60
Manual, TTL y multi
HSS
Radiofrecuencia e infrarrojos
-7 a 120°
330°
20-200 mm
1,5 segundos
(batería de litio)
Funda, batería, cargador y pie
5 estrellas
Ver Precio
Yongnuo
YN600EX-RT II
Yongnuo YN600EX-RT II
6,2 x 21,4 x 7,8
430 g
NG 60
Manual, TTL y multi
HSS
Radiofrecuencia e infrarrojos
-7 a 90°
360°
20-200 mm
2 segundos
(recargables)
Funda y pie
 
4,5 estrellas
Ver Precio
Godox
V1
Godox V1
7,6 x 19,7 x 9,3
420 g
NG 92
Manual, TTL y multi
HSS
Radiofrecuencia e infrarrojos
-7 a 120°
330°
28-105 mm
1,5 segundos
(batería de litio)
Funda, batería, cargador y pie
5 estrellas
Ver Precio
Canon
Speedlite EL-5
Canon Speedlite EL-5
8,0 x 13,9 x 12,3
491 g
NG 60
Manual, TTL y multi
HSS
Radiofrecuencia
 
-7 a 120°
360°
24-200 mm
0,9 segundos
(batería de litio)
Funda, batería y pie
5 estrellas
Ver Precio