Menú

Canon Speedlite EL-5

5

Canon Speedlite EL-5

Nuestra valoración
Nota: 5 / 5
Ventajas
  • Potencia.
  • Radiofrecuencia integrada.
  • Sincronización a alta velocidad.
  • Diseño.
  • Construcción con sellado climático.
  • Alimentación por batería.
Desventajas
  • Compatibilidad limitada.
  • No incluye cargador.

Review

1. Introducción

Este EL-5 es el segundo modelo de la nueva línea de flashes Canon con batería integrada. De su predecesor, el El-1, no hay dudas en cuanto a rendimiento, pero su precio es totalmente desorbitado. Tanto, que difícilmente puede competir con productos de fabricantes chinos, como el Godox V860III. No creo que haya muchos fotógrafos que puedan o estén dispuestos a gastarse tanto dinero en un flash.

Con esta nueva unidad, Canon ha conseguido ajustar el precio, que está ya dentro de lo razonable para un producto de una primera marca. Y de paso ha reducido el peso y las dimensiones. A día de hoy el EL-5 es el mejor flash del mercado junto al El-1. Aun así y todo tiene aspectos mejorables.

Algo que se echa en falta es la inclusión del cargador para la batería. No resulta tan problemático si tienes, por ejemplo, la R6 Mark II o alguna otra cámara que utilice el cargador LC-E6E, pero en cualquier caso no habría estado de más. Hay que tener en cuenta, eso sí, que la reducción del paquete de accesorios es una de las medidas que ha tomado Canon para mantener el precio a raya.

El mayor hándicap de este modelo, más que el tema de la batería, está en su reducida compatibilidad. Adopta la nueva zapata multifunción del sistema EOS R, de modo que solo funciona con cámaras recientes (R3, R6 Mark II, R7, R8, R10 y R50). No es compatible ni con otras cámaras sin espejo ni con las réflex. Es el primer flash que un fabricante lanza al mercado al mercado con una compatibilidad tan reducida. Más adelante se irá ampliando, pero por ahora no hay más.

2. Potencia y cabezal

El número de guía de 60 se ajusta al estándar en flashes de gama alta. El valor está medido a 200 mm, la máxima distancia abarcada por su cabezal zoom. Su cobertura en el otro extremo del rango focal es de 24 mm. Se puede ampliar hasta 14 mm con el uso del panel angular. La unidad integra una función de zoom automático para el tamaño del sensor.

El cabezal gira en vertical -7 grados hacia abajo y 120 grados hacia arriba. En horizontal ofrece un giro completo a izquierda y derecha, de modo que no tienes ninguna limitación a la hora de dirigir la luz para suavizarla mediante rebote en paredes y techos. También ayuda a restar dureza la utilización del panel o de la tarjeta reflectora integrados en la antorcha.

Giro vertical del cabezal

3. Modos de configuración

En E-TTL y E-TTL II va muy bien. Como era de esperar, proporciona exposiciones precisas. No obstante, se pueden compensar en ±3 pasos.

En modo manual brinda una escala de 1/1 a 1/1024, más reducida que la del EL-1, comprendida entre 1/1 y 1/8192, un rango que me parece excesivo. En el EL-5 sigue estando por encima de la media, pero de forma moderada. Los ajustes finos se mantienen en 1/3.

Funciona como transmisor y receptor solo por radiofrecuencia. Canon ha suprimido en este modelo la comunicación óptica. Me imagino que será otra forma de reducir costes. La radiofrecuencia ofrece un mayor alcance que la comunicación infrarroja, sin la limitación de que tenga que existir una línea de visión directa. En Canon alcanza un máximo de 30 metros sin obstáculos.

El producto admite 5 grupos (A, B, C, D y E) y 15 canales. Asimismo, dispone de un identificador personalizado, que puedes establecer de 0000 a 9999, como medida adicional para evitar cualquier tipo de interferencia.

4. Diseño y construcción

La pantalla tiene el fondo negro con retroiluminación en azul. Tras cada disparo muestra una barra con el proceso de recarga, un detalle novedoso que, no obstante, cuando estás haciendo un reportaje apenas ves. Más útil resulta la información de carga de la batería, mostrada por medio de un símbolo permanente en la pantalla y en una de las opciones del menú, donde puedes consultar el porcentaje exacto de carga. Este dato es muy útil antes de un reportaje largo, porque ayuda a decidir si conviene darle una carga completa o no a la batería, especialmente si no cuentas con ninguna de repuesto.

El cuadro de mandos adopta el esquema del El-1, reduciendo al máximo el número de botones, algo que tiene su mérito, ya que son pocos para tantas funciones. Esto es posible, en parte, por el controlador tipo joystick ubicado en medio del dial. La parte mejorable del panel es que los botones no están retroiluminados. Entiendo que Canon trate de aminorar costes, pero esto lo considero un error. En un flash de estas características los botones deberían disponer de retroiluminación para facilitar el uso en entornos con poca luz.

Es posible establecer los distintos ajustes desde el menú de cámaras que lo permitan. Yo siempre prefiero configurar el flash directamente desde sus mandos, pero si lo prefieres -y tu cámara te lo permite-, tienes esta alternativa.

Pantalla

En calidad constructiva está por encima de sus competidores de marcas chinas. Se notan su robustez y nivel de acabados en el tacto, y en detalles como el compartimento de la batería, cuya tapa da sensación de solidez. En el V860III, por ejemplo, no hay tapa. Cuando extraes la batería queda un hueco. En este modelo la protección de los contactos internos es mayor. Incluye, además, varios sellados con los que brinda resistencia al polvo y al agua. Uno de estos sellados es la pieza de goma que hay en la zapata.

El cabezal no tiene la típica forma rectangular con bordes redondeados. Es curvado en su parte inferior para alojar dos luces led. El diseño del EL-5 está muy logrado, aunque prescinde de un terminal de sincronización y tampoco tiene la entrada para batería externa que sí trae el El-1. Respecto a la no inclusión de este último puerto he visto alguna queja, pero me parece innecesario en un flash que lleva la batería integrada.

Como decía al principio, este EL-5 es más pequeño y ligero que el EL-1. El peso sin batería se ha reducido bastante, de 572 gramos a 491. Pese a todo, sigue siendo más pesado que el V860III, que supera por poco los 400 gramos.

Canon EL-5 montado en una cámara

En la zapata hay 15 pines chapados en oro. Este pie es de metal, excepto en la zona donde van los pines, que está construida con plástico. El mecanismo de ajuste es una palanca que tiene un botón de desbloqueo rápido.

5. Reciclado y autonomía

Utiliza una batería de iones de litio denominada LP-EL. Con esta fuente de alimentación solo tarda en reciclar 0,9 segundos, después de un disparo a la máxima potencia. Mejora los 1,5 segundos del V860III. El valor es excelente, al igual que su comportamiento en disparos en ráfaga. Hay que tener en cuenta, eso sí, que el rendimiento baja cuando aumenta la temperatura de la unidad, cuyo control se realiza a través de un novedoso sistema de refrigeración pasiva.

Canon suministra un dato de autonomía de unas 350 descargas completas, que mejoran ligeramente el máximo de 335 disparos del EL-1. Si trabajas a intensidades medias, la duración de la batería aumenta de forma considerable y la temperatura se mantiene a raya.

Con esta autonomía y capacidad de reciclado, el EL-5 es todo un seguro de vida para reportajes sociales, fotoperiodismo y otros usos exigentes. A veces no puedes permitirte el lujo de estar esperando a que el flash recargue.

6. Funciones adicionales

Proporciona sincronización a alta velocidad, una función útil en retratos o fotoperiodismo para rellenar sombras en días con sol, y que no podía faltar en un producto así. También sincroniza a la cortina trasera, y cuenta con bloqueo FE, memoria FE y ahorquillado de la exposición.

Las dos luces led blancas del cabezal tienen una doble función. Por un lado, brindan una luz de modelado con 5 niveles de brillo, que es útil para vídeos en los que estás a poca distancia del sujeto. Por otro lado, estas lámparas led sirven como haz de ayuda al autoenfoque. Canon ha optado por este sistema en vez de la luz infrarroja de sus anteriores modelos. Espero que en sus futuros lanzamientos regrese al infrarrojo, porque es más discreto que estas luces blancas.

7. Accesorios

Como decía en la introducción, una de las medidas de Canon para abaratar el precio del EL-1 ha consistido en prescindir de parte de su completo paquete de accesorios. El EL-5 no incluye ni filtros ni difusor rígido. Aunque lo más llamativo es que no traiga el cargador, que hay que comprar por separado, si no coincide con el de tu cámara.

En la caja viene con una funda, una batería LP-EL, un soporte y una cubierta protectora para la zapata.

Funda

Características

  • Dimensiones: 8,0 x 13,9 x 12,3 cm.
  • Peso (sin batería): 491 g.
  • Número de guía: 60.
  • Modos: manual, TTL y multi.
  • Maestro: radiofrecuencia.
  • Esclavo: radiofrecuencia.
  • Giro: vertical (-7 a 120°) y horizontal (360°).
  • Zoom: 24 a 200 mm.
  • Tiempo de reciclado: 0,9 segundos, con batería de litio.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.

Compatibilidades

Es compatible con las cámaras EOS R3, R6 Mark II, R7, R8, R10 y R50.

Opinión final

5 estrellas

Las sensaciones al revisar el EL-5 son más positivas que con el El-1, cuyo precio es una barrera infranqueable para la mayoría. Al EL-5 le faltan algunos detalles de su predecesor, pero es más liviano y compacto.

Aunque lo más importante es que en Canon hayan conseguido ajustar el precio, que ahora es similar al que tenía el 600EX II-RT. Esta es una gran noticia. Sigue sin ser tan económico como un flash de terceros, pero vale cada céntimo que cuesta. Ahora sí que puedes plantearte el dilema entre ahorrar dinero o apostar por la garantía que te da Canon, que está por encima de la competencia, también de Nikon, que hace tiempo que se quedó atrás en el mercado de iluminación fotográfica.

El EL-5, pese a ser tan avanzado y completo, aún tiene detalles mejorables. Preferiría que Canon no hubiese prescindido del infrarrojo en la ayuda al autoenfoque o de los botones retroiluminados en el panel. Aunque sus dos desventajas propiamente dichas están en la no inclusión de un cargador y sobre todo en su reducida compatibilidad. Estaría bien que este flash pudiera usarse con más cámaras sin espejo y con las réflex.

Entre los aspectos más destacados del producto figuran su alta potencia, su radiofrecuencia integrada y su sincronización a alta velocidad. A nivel mecánico marca las diferencias con respecto a productos de otros fabricantes, con su construcción sellada contra la intemperie y el alto rendimiento de su batería de litio, que repercute en la autonomía y en una excelente velocidad de reciclado. Asimismo, cabe señalar su depurado diseño, que sigue la innovadora línea del El-1.