Menú

Zhiyun Molus G60

4.5

Zhiyun Molus G60

Nuestra valoración
Nota: 4,5 / 5
Ventajas
  • Precio en relación a sus prestaciones.
  • Temperatura regulable.
  • Compacidad y ligereza.
  • Panel de control intuitivo.
  • Posibilidad de adquirir un completo pack de accesorios.
Desventajas
  • Potencia limitada, aunque suficiente en distancias medias.

Review

1. Introducción

Cuando un producto para vídeo o fotografía está entre los más populares dentro de su ámbito, suele deberse a su buen equilibrio entre lo que cuesta y lo que ofrece. Esto es justo lo que sucede con el Molus G60, un foco de Zhiyun que, además, se diferencia de la competencia por su aspecto y por la portabilidad que brinda con su reducido tamaño.

Esta luz continua es bastante completa, pese a no integrar efectos de iluminación como luz de vela o tormenta, que algunos videógrafos no utilizan. Si son importantes para ti, tienes como alternativa el Neewer MS60B, un modelo que, aparte de integrar estos efectos, cuenta con una cubierta más resistente de aluminio, en vez del plástico utilizado para la carcasa del Molus G60. Sin embargo, no es tan compacto y su precio es mayor.

2. Potencia y temperatura

Con su intensidad de salida de 60 W, el Molus G60 proporciona un brillo de 2.376 lux sin reflector, que aumenta a 11.194 lux con el minirreflector incluido entre los accesorios. En ambos casos, la medición corresponde a una distancia de 1 metro y a una temperatura de 6.500 K. El brillo es mayor a medida que la luz es más fría.

A muchos usuarios les sorprende que un dispositivo tan pequeño ofrezca tanta luz. En realidad, no es excesivamente potente en comparación con otros focos. Es adecuado para distancias cortas y medias. Es el caso de entrevistas o trabajos en espacios que no sean muy grandes. También puede utilizarse como iluminación secundaria o de fondo, aunque dudo que haya muchos videógrafos que le den ese uso. En fotografía sirve para las modalidades de retratos y productos.

La temperatura es variable, entre 2.700 y 6.500 K, el intervalo habitual en luces continuas que permiten regular este parámetro. En cuanto a la precisión cromática, aporta un CRI ≥96 y un TLCI ≥97. Se trata de unos índices correctos, pese a que están un paso por debajo del Neewer MS60B.

3. Configuración

La potencia de salida se establece entre 0 y 100 %, con pasos del 1 %. Cuando la temperatura se regula desde el panel del producto, la precisión es de 100 K. Tanto el brillo como la temperatura de color se pueden modificar rápidamente, pulsando sobre sus respectivos diales, en vez de girarlos.

Al igual que otras luces continuas, se puede controlar inalámbricamente por bluetooth, mediante la app específica ZY Vega. Este tipo de aplicaciones no suelen ser una maravilla, no obstante, son herramientas que posibilitan el ajuste remoto de los distintos parámetros y permiten renovar el firmware.

4. Diseño y construcción

El cuadro de mandos es de una absoluta simplicidad. Consta de un botón de encendido en la cara superior, y de dos diales bajo la pantalla, uno circular y otro con forma de cruz, como puedes ver en la siguiente imagen. La pantalla del panel muestra la información en azul sobre fondo negro.

Panel de control

El diseño es fácilmente reconocible con su forma cuadrada y su inusual combinación de blanco y negro, con detalles en naranja. Como decía al principio, la construcción es de plástico. Pese a no ofrecer la robustez del metal, da sensación de solidez, dentro de lo que cabe. Este material contribuye a aligerar aún más el ya de por sí reducido peso del producto.

En la información comercial, el fabricante anuncia que este foco es tan pequeño como un cubo de Rubik. Aunque ahí se han pasado un poco, hay que decir que en peso y ligereza es difícilmente superable. De hecho, coge perfectamente en la palma de la mano con el reflector acoplado. No solo es más compacto que el Neewer MS60B, sino que incluso supera al COLBOR CL60. Al ser más pequeño también pesa menos, solo 300 gramos, frente a los 550 del COLBOR y los 700 gramos del Neewer. Resulta muy práctico para llevarlo de un sitio a otro o si quieres utilizarlo en espacios pequeños.

No dispone de montaje Bowens. Su montura es la ZY de Zhiyun. En el pack combo, del que hablo en el apartado de accesorios, incluye un adaptador para Bowens. El soporte solo va sujeto desde una perilla lateral, que permite el giro del dispositivo para variar la dirección de salida de la luz.

El Molus G60 va conectado a la corriente y ofrece un sistema de carga rápida alternativa, por medio de una entrada lateral para un cable USB tipo C, no incluido. Este cable se puede conectar a un enchufe o a un banco de energía PD. Esta última opción aumenta la portabilidad del producto, sin embargo, las baterías PD no son baratas y pueden limitar la intensidad de salida del foco.

Rejillas de disipación del calor

La unidad se refrigera a través de un sistema denominado DynaVort, que consta de aperturas diagonales para disipar el calor, situadas en dos caras, y de un eficaz ventilador interno. El ruido que emite es mínimo, de hecho es algo que no suele suponer un problema en luces de esta potencia. El ventilador se enciende cuando la temperatura del foco llega a 45 grados.

5. Accesorios

Viene con una guía de inicio rápido. La versión estándar trae como accesorios un minirreflector, un difusor (que se acopla al reflector), un adaptador de corriente con cable y una funda.

Por unos cuantos euros más se puede adquirir el pack combo que puedes ver en la imagen de más abajo. Este kit incorpora, aparte de lo anterior, una funda con cremallera, un adaptador para montura Bowens, una miniventana de luz y un trípode plegable.

Zhiyun Molus G60 Combo

Características

  • Dimensiones: 9,0 x 6,7 X 6,6 cm.
  • Peso: 0,30 Kg.
  • Potencia: 60 W.
  • Temperatura de color: 2.700-6.500 K.
  • Efectos de iluminación: no.
  • CRI: ≥96.
  • TLCI: ≥97.
  • Control inalámbrico: bluetooth.

Opinión final

4,5 estrellas

Esta luz de Zhiyun ofrece buenas prestaciones. Es ideal para creadores de contenidos destinados a redes sociales y para grabaciones en sitios pequeños. Algunos podrán echar en falta efectos de iluminación e incluso ajustes RGB, dos funcionalidades que, por otro lado, aumentarían el precio y que no todos los videógrafos necesitan.

La única desventaja del Molus G60 está en que los focos de 60 W no son demasiado potentes. De todas formas, he de decir que no he leído quejas en ese sentido, ya que el brillo es suficiente para usos normales, en espacios no excesivamente grandes.

Esta luz continua está entre las más vendidas por su buena relación calidad-precio. Entre sus aspectos destacados están la regulación de la temperatura de color y lo fácil que es de manejar desde un panel de una inmejorable simplicidad. Su aspecto más sobresaliente, no obstante, procede de su compacidad y ligereza, que repercuten en una gran portabilidad. Si entra dentro de tu presupuesto, puedes comprar la versión combo, que viene con un interesante pack de accesorios.