Menú

Nikon AF-S DX NIKKOR 18-140mm f/3.5-5.6G ED VR

4

Nikon AF-S DX NIKKOR 18-140mm f/3.5-5.6G ED VR

Nuestra valoración
Nota: 4 / 5
Ventajas
  • Precio.
  • Amplitud focal.
  • Estabilizador de imagen.
  • Motor de enfoque.
  • Compacidad y peso moderado.
Desventajas
  • Distorsión a 18 mm.
  • No incluye parasol.

Review

1. Introducción

Este todoterreno ofrece una considerable amplitud focal y es una interesante opción para nikonistas que busquen una buena lente, pero no quieran gastarse demasiado. El 18-140mm f/3.5-5.6G ED VR se sitúa dentro de la gama media y está destinado a cámaras DX con sensores APS-C.

Cubre una distancia superior a la del Nikon 24-120mm f/4G ED VR, un objetivo considerablemente más caro, que está uno o dos pasos por encima en calidad óptica. También cuesta menos que el Nikon Z DX 18-140mm f/3.5-6.3 VR, un producto más reciente y más depurado en algunos aspectos, pero menos luminoso en el extremo largo. El 18-140mm f/3.5-5.6G ED VR revisado en este artículo se mueve en un rango de precios bastante similar al del Sigma 17-70mm F2.8-4 DC MACRO Contemporary, un modelo más luminoso, aunque con una holgura focal mucho menor.

Flores

140 mm, f/8, 1/800, ISO 400

2. Distancia focal

Es un súper gran angular en el extremo corto, donde aporta un ángulo algo superior a 11 grados. Esto viene bien para fotografías urbanas y de paisajes, donde con el Nikon 24-120mm f/4G ED VR hay situaciones en las que puedes echar en falta un mayor ángulo. En el extremo largo, a 140 mm, hace la función de teleobjetivo medio, de modo que resulta muy práctico, pues te permite no estar cambiando de objetivo constantemente.

Aparte de ser idóneo para arquitectura o paisajes, igualmente resulta útil en fotografías de vida salvaje, retratos o eventos sociales, aunque para esto último no a nivel profesional, ya que es una modalidad que exige mucho del fotógrafo. Para reportajes profesionales hay lentes que dan un mejor rendimiento, en luminosidad y calidad gráfica, pero si quieres hacerle un reportaje a algún amigo o familiar, en cuanto a rango focal no vas a echar en falta más. Por esto mismo, es ideal para viajes.

3. Diafragma y estabilizador de imagen

La apertura máxima es variable. Proporciona una buena luminosidad en la posición de gran angular, a f/3.5, pero esta se reduce a f/5.6 en 140 mm. En el extremo largo brinda un paso más de luz que el Nikon Z DX 18-140mm f/3.5-6.3 VR.

El estabilizador de imagen ofrece entre 3 y 4 pasos, dependiendo de la situación. Ayuda a reducir la trepidación en tomas nocturnas o con poca luz, aunque en la posición de teleobjetivo, dado lo limitado de la apertura a 140 mm, a veces tienes que echar mano de un trípode.

Río

18 mm, f/11, 1/8, ISO 100 (MostlyDross)

El diafragma está compuesto por 7 hojas de apertura redondeada. Este es uno de los factores que influyen en el bokeh, que también está determinado por la apertura y la distancia focal. Los todoterrenos no son los mejores objetivos para obtener unas zonas desenfocadas muy suaves. En este caso el bokeh es algo nervioso, no obstante, el resultado está dentro de lo esperado en un producto de este tipo.

Bokeh

112 mm, f/5.6, 1/100, ISO 100

Bokeh

140 mm, f/8, 1/500, ISO 280 (MostlyDross)

4. Diseño y construcción

Los anillos de enfoque y zoom son suaves. Su amortiguación es correcta y cuentan con un acanalado diferente de goma. El anillo de zoom es muy ancho, mientras que el de enfoque resulta algo estrecho. Cerca de la montura se ubican los botones para seleccionar el tipo de enfoque y activar el estabilizador. No hay una escala de distancia ni un botón de bloqueo de zoom. Este último no habría estado de más, dada la amplitud focal.

Nikon 18-140mm f/3.5-5.6G montado en una Nikon D7000

La construcción es correcta, con el exterior de plástico y la montura de metal. Hay un sello de goma en torno a la montura, que brinda una cierta protección contra el polvo y la humedad, si bien Nikon no dice que la lente sea resistente a la intemperie.

Es compacta y solo pesa 490 gramos, algo que se agradece, especialmente en reportajes largos, donde el cansancio hace mella cuando trabajas con objetivos pesados y, aún más, si tienes montado el flash. Este 18-140mm f/3.5-5.6G ED VR es más ligero que el 24-120mm f/4G ED VR, que supera los 700 gramos. Sin embargo, no es tan liviano como el Nikon Z DX 18-140mm f/3.5-6.3 VR, cuyos 315 gramos son una cifra difícil de igualar.

Vista frontal del Nikon 18-140mm f/3.5-5.6G

Los filtros que se le incorporen deben ser de 67 mm. Se trata de un diámetro bastante contenido, que repercute en un considerable ahorro, ya que a medida que aumenta el diámetro lo hace el precio. El enfoque es interno, sin giros en el frontal que compliquen el uso de polarizadores y filtros de densidad neutra.

5. Enfoque

Su motor de enfoque SWM (Motor Silent Wave) es muy habitual en lentes Nikon, debido a su rendimiento. Aparte de ser rápido, proporciona una correcta precisión y consistencia. Además, es bastante silencioso.

Este objetivo enfoca a una distancia mínima de 45 centímetros, en cualquier focal, mientras que su relación de reproducción máxima es de 0,23 aumentos. Son valores que no están mal, aunque el producto no está destinado a fotografía macro.

Bola de Navidad

140 mm, f/5.6, 1/45, ISO 100

6. Calidad gráfica

La óptica está conformada por 17 elementos en 12 grupos. Contiene un cristal ED, y una lente asférica para reducir la distorsión y las aberraciones. Asimismo, tiene un recubrimiento con el que controla bien las luces parásitas y el velo óptico.

6.1 Nitidez

Su mayor virtud en cuanto a nitidez está en que, dentro de su nivel, no tiene puntos débiles, aparte de f/22, una apertura donde todas las lentes flojean en mayor o menor medida, debido a la difracción.

A 18 mm y con una apertura máxima de f/3.5 la nitidez central es buena. Mejora un poco a f/4.5 y f/5.6. Los bordes son bastante nítidos a f/3.5 y se nota una mayor mejoría que en el centro al cerrar uno o dos pasos. El punto dulce se sitúa entre f/8 y f/11. La difracción se nota a f/16 y a f/22 el resultado es realmente pobre. Tanto que no me parece recomendable hacer fotos con esa apertura.

Edificio

18 mm, f/4.5, 1/250, ISO 100

A 50 mm tampoco se resiente demasiado al abrir de par en par -en este caso a f/4.8-, ni en los bordes ni en el centro. En esta focal intermedia el punto dulce se mantiene entre f/8 y f/11.

No se aprecia una bajada excesiva en el extremo largo, al menos no es demasiado perceptible. A 140 mm aguanta bien el tipo en el centro y en los bordes en su apertura máxima, a f/5.6. No obstante, es a f/8 donde se obtiene el mejor resultado. A f/22 la nitidez vuelve a ser muy baja.

Ciervo

140 mm, f/5.6, 1/200, ISO 400 (MostlyDross)

6.2 Distorsión

A 18 mm hay una significativa distorsión de barril, muy evidente al fotografiar una pared de ladrillo. Teniendo en cuenta que se trata de un todoterreno que funciona como súper gran angular, no es algo que sorprenda. A partir de 24 mm se produce una distorsión de cojín, que se mantiene a un nivel similar entre 70 y 140 mm.

Esta distorsión se puede eliminar automáticamente desde algunas cámaras. Hay modelos que igualmente corrigen el viñeteado y las aberraciones. Estos defectos ópticos, asimismo, pueden corregirse en un instante con la aplicación del perfil del objetivo en Lightroom o Camera Raw.

6.3 Viñeteado

La caída de la luz en las esquinas es bastante perceptible a f/3.5 y 18 mm. Es acusada también a 140 mm con la lente abierta de par en par. El viñeteado es moderado al cerrar un paso o en las distancias medias.

6.4 Aberraciones

Las aberraciones cromáticas son visibles, especialmente en determinadas focales, como puede apreciarse en la imagen de más abajo, en la que, además, se ve el viñeteado. Las aberraciones son un defecto común a los todoterrenos, incluso en los de gama alta, aunque en estos son más moderadas e incluso insignificantes en los más caros. Se aminoran por alguno de los medios que comentaba antes.

Cascada de agua

140 mm, f/5.6, 1/500, ISO 100

Aberraciones

7. Accesorios

Aunque las lentes de Nikon suelen incluir un parasol, en este caso hay que comprarlo aparte. Le corresponde el HB-32. Tampoco trae una bolsa para su almacenamiento.

Características

  • Dimensiones: 7,8 x 9,7 cm.
  • Diámetro de filtro: 67 mm.
  • Peso: 490 g.
  • Distancia focal: 18-140 mm.
  • Apertura máxima: f/3.5-5.6.
  • Apertura mínima: f/22-38.
  • Láminas del diafragma: 7.
  • Estabilizador de imagen: sí (4 pasos).
  • Construcción del objetivo (elementos/grupos): 17/12.
  • Ángulo de visión: 76°-11°30’.
  • Motor para el autoenfoque: SWM.
  • Distancia mínima de enfoque: 0,45 m.
  • Ampliación máxima: 0,23 x.

Compatibilidades

Es compatible con cámaras Nikon DX, pero con las FX de formato completo. Los objetivos para cámaras full frame sí valen para las que tienen sensores APS-C, sin embargo, esto no funciona al revés.

Opinión final

4 estrellas

Este Nikon 18-140mm f/3.5-5.6G ED VR es una buena opción para fotógrafos aficionados que busquen cubrir varias modalidades fotográficas con una sola lente. Se trata de uno de esos objetivos multiusos a los que se les suele sacar mucho partido y que vienen particularmente bien para llevar de viaje, cuando no quieres ir demasiado cargado.

Entre sus desventajas están la ausencia de un parasol, algo que no cuesta mucho y no habría estado de más que incluyera, y la distorsión de barril que se produce a 18 mm. Conviene corregir esta distorsión desde la cámara o durante el procesado posterior.

El precio es más que razonable para lo que suelen costar los objetivos y, en particular, los todoterrenos. Destaca también por su rango focal, que cubre las posiciones de súper gran angular y teleobjetivo medio. Otras ventajas importantes son su estabilizador óptico para reducir la trepidación, el rendimiento de su motor de enfoque y un tamaño no demasiado grande, aparte de un peso bastante contenido.