Menú

COLBOR CL100

4.5

COLBOR CL100

Nuestra valoración
Nota: 4,5 / 5
Ventajas
  • Precio.
  • Control de la temperatura.
  • Efectos de iluminación.
  • Pequeño y ligero.
  • Muy silencioso.
Desventajas
  • Calidad constructiva discreta.

Review

1. Introducción

El COLBOR CL100 tiene un diseño más clásico que el del CL60, que es una luz continua realmente singular, porque permite unir fácilmente varias unidades para lograr una mayor intensidad lumínica. En la mayor potencia del CL100 está su principal ventaja en comparación con su hermano menor.

En ambos productos la temperatura de color es regulable. Además, superan a la competencia en compacidad y ligereza. También marcan las diferencias con el funcionamiento silencioso de su ventilador, mejorado con un modo específico para reducir el ruido.

2. Potencia y temperatura

El foco proporciona una buena intensidad de 100 W. Dispone de una función para aumentar el brillo hasta 120 W, aunque solo durante 60 segundos y luego se apaga, así es que no le veo demasiada utilidad. En condiciones normales, su nivel de potencia -a 1 metro y 6.500 K- es de 2.998 lux sin reflector, 10.123 lux con reflector estándar y 41.015 con un hiperreflector. En todo caso el haz tiene un ángulo máximo de 120 grados y de 55 grados con el reflector.

Es posible variar la temperatura de color entre 2.700 y 6.500 K. En ocasiones, con el estándar de 5.600 K logras los mejores resultados, pero modificar la temperatura te da una versatilidad muy útil para crear escenas, donde tú decides la calidez o frialdad que quieres aportar. El índice de reproducción cromática es de ≥97.

3. Configuración

El brillo se establece en un rango de 0 a 100 % por medio de un dial, en pasos del 5 % o, si quieres ir más rápido, del 25 %. La regulación de la temperatura se realiza en incrementos de 50 K.

El CL100 trae 10 efectos de iluminación para simular fuego, tormenta o una televisión. No todas las luces continuas integran este tipo de efectos ni todos los videógrafos los utilizan, pero en COLBOR no han pasado por alto este detalle.

Es posible controlar de forma remota la unidad con conexión bluetooth, desde una aplicación específica para el móvil, que a día de hoy no es una maravilla. Sin embargo, permite regular el brillo, la temperatura, activar alguno de los efectos preestablecidos o actualizar el firmware.

4. Diseño y construcción

En el panel hay una pequeña pantalla, no demasiado intuitiva, con retroiluminación azul. Más abajo se sitúan cuatro botones, separados por un voluminoso dial central de ajuste, que sirve para modificar la potencia y la temperatura de color. Este cuadro de mandos no es difícil de manejar, pero no está tan conseguido como el panel del CL60, que incluye doble dial, y una pantalla más amplia y clara.

Panel de control del CL100

El producto está enteramente construido con plástico, sin la aleación de aluminio utilizada para el CL60. Tampoco es tan compacto ni liviano como su hermano menor, aunque esto es lógico, ya que es más potente. No obstante, destaca tanto en tamaño como en ligereza respecto a competidores de otras marcas. Su peso es de 1,1 Kg, poco más de la mitad de los 2 kilos del Neewer CB100.

El foco cuenta con montura Bowens y un asa en la parte posterior que facilita el transporte. Este es un detalle que le falta al CL60, debido a su particular diseño. Su soporte dispone de entrada para sombrilla y de una palanca para regular la dirección de la iluminación.

Algo que tienen en común ambos modelos son los modos inteligente y silencioso de su ventilador interno. Si se activa la función inteligente, se ajusta la velocidad del ventilador a partir de la información que recibe de varios sensores que miden la temperatura. En esta opción emite un ruido de unos 25 dB. No es mucho, pero si percibes que se escucha en tu grabación, puedes optar por activar el modo silencioso, donde el ventilador trabaja a baja velocidad y el ruido es ínfimo. En esta función, eso sí, se reduce un poco el nivel máximo de brillo. Adicionalmente, la unidad integra protección térmica y una serie de ranuras en la parte superior para disipar el calor.

La entrada de corriente, que consta de un conector de tres pines, se ubica bajo el cuadro de mandos. También es posible conectar la luz continua a una batería V-Mount, que permite su uso en exteriores o en sitios sin enchufes a mano. El problema es que el coste de una batería de este tipo es tan alto o más que el del foco.

5. Accesorios

Incluye en su pack de accesorios un tapón protector, un reflector estándar, un adaptador de corriente y una elegante funda acolchada con cremallera. Asimismo, trae unas instrucciones en inglés demasiado escuetas.

Accesorios del CL100

Características

  • Dimensiones: 20,2 x 11,6 x 11,7 cm. (sin soporte)
  • Peso: 1,1 Kg.
  • Potencia: 100 W.
  • Temperatura de color: 2.700-6.500 K.
  • CRI: ≥97.
  • TLCI: no hay datos del fabricante.
  • Control inalámbrico: bluetooth.

Opinión final

4,5 estrellas

Después de la grata sensación que dejó la revisión del CL60, no he encontrado grandes sorpresas en el CL100. No obstante, es un buen producto de COLBOR, aunque su brillantez sea menor. Su única pega -debida a su reducido coste- está en su discreta construcción en plástico. Pese a que contribuye a que sea más ligero, no le habría venido mal un poco más de robustez.

El foco destaca por su ajustado precio, especialmente para una fuente de luz que permite regular la temperatura de color y cuenta con varios efectos de iluminación. Pero donde marca las diferencias en relación a la competencia es en peso y compacidad, y por el funcionamiento apenas audible de su ventilador, no solo con su modo silencioso, sino también con la función inteligente que viene configurada por defecto.